Centro de Portugal

El corazón de Portugal

 


El centro de Portugal se caracteriza por su inmensa diversidad. Comienza en el interior montañoso, donde se encuentran algunos de los pueblos históricos más característicos, se prolonga por villas y ciudades cargadas de historia, en las que podemos encontrar algunos de los monumentos más imponentes incluidos en la lista de patrimonio mundial de la UNESCO, y termina en el mar, entre playas cosmopolitas y poblaciones pesqueras. Todo ello acompañado de la gastronomía tradicional portuguesa, en la que destacan los quesos, los embutidos, el pescado fresco, el cochinillo asado y los dulces conventuales.

El centro de Portugal cuenta con una de las más variadas y ricas ofertas turísticas del país. Permite visitar monumentos históricos de gran relevancia, como los monasterios de Batalha y Alcobaça, la Universidad de Coímbra y el Convento de Cristo de Tomar. A ello hay que sumar las hermosas Aldeias do Xisto y las villas de casas blancas como Óbidos. Cuando se exploren sus sierras únicas, como la Sierra de la Estrella, la de Caramulo o la de Lousã, se podrá disfrutar de sus deslumbrantes paisajes naturales. Asimismo, se visitarán algunas de las ciudades más emblemáticas, en las que la modernidad se alía a la tradición, como Aveiro, Coímbra, Viseu, Guarda y Castelo Branco.